MEDITACIÓN, SEXO Y CHOCOLATE.

    

     Maharishi Mahesh Yogi definía la meditación trascendental así: “volver la atención hacia dentro llevando la mente desde la experiencia de un pensamiento a nivel consciente, a los más sutiles estados del pensamiento, hasta que la mente llega a la fuente del pensamiento. Este camino hacia dentro de la mente produce la expansión de la mente consciente”. Su origen data de la sabiduría de los escritos más antiguos que se conocen en la India, Los Vedas (Conocimiento).

   Sabemos que la meditación produce grandes beneficios para la salud y el bienestar. Reduce la ansiedad y el estrés, retarda el proceso de envejecimiento, aumenta el sistema autoinmune, previene contra enfermedades tan simples como un resfriado o hasta problemas cardiovasculares, depresión e inclusive el cáncer, aumenta la memoria y armoniza la actividad cerebral. Puedo dar fe, que con la meditación me he curado un problema de artritis temprana en tan solo dos semanas y varios dolores físicos.

    Pero ¿por qué sucede esto durante la meditación?

  Se ha descubierto científicamente, que durante el proceso meditativo el cerebro segrega mayor cantidad de dopamina, serotonina y endorfinas, y reduce hormonas responsables del estrés como el cortisol, aumenta la conectividad neuronal y transforma físicamente la estructura cerebral (en meditadores habituales se ha comprobado el aumento de masa cerebral). Así mismo, amplía la vibración de las ondas Alfa relacionadas con la relajación, el descanso y el aumento de la inteligencia, y las ondas Gamma responsables de retener la información del cerebro y los sentidos (la memoria).

   Meditar es tan saludable y placentero como tener sexo o comer chocolate. El efecto bioquímico que se produce durante las tres situaciones es el mismo, segregamos la hormona de la felicidad y el bienestar, o sea, la dopamina. Piensa en cómo te sientes cuando estás enamorado, feliz, más saludable y positivo. Bien, meditar frecuentemente nos mantiene en un estado de éxtasis y calma, nos volvemos más creativos, positivos y amorosos.

   En otro contexto, la meditación es el puente entre nuestra conciencia y la fuente. Durante el proceso meditativo estamos conectados con la sabiduría y es cuando podemos obtener y sentir las respuestas que buscamos. Habituarnos a la práctica de la meditación abre canales de conexión con nuestra verdadera esencia y otros planos dimensionales, amplía la intuición y los supra sentidos. Aumenta el sentido del amor, la empatía y la espiritualidad.

   En mis casi veinticinco años de practicar la meditación, siempre inicio pidiendo a mis ángeles permiso y protección para meditar ya que, durante el proceso se abren canales y es importante solicitar su asistencia. En lo personal lo hago con mis ángeles, pero cada quien puede hacerlo de la forma que desee según su fe y sus creencias, por ejemplo con los Maestros, con Jesús, Buda etc.  Si voy a disponer de un buen tiempo de tranquilidad para meditar, preparo el ambiente con velas blancas e incienso, música relajante que puede ser tántrica o mantras, la cual escucho un rato antes de iniciar con la meditación, de esta forma, logro un estado meditativo más profundo.  Otro consejo que no debo omitir, no meditar si se ha ingerido alcohol en cantidades no recomendables, con esto quiero decir que una copa de vino es inofensiva, pero más de ello no es aconsejable. Personas que consuman cierto tipo de drogas pesadas no deben de intentar meditar mientras estén bajo su efecto. Recordemos, que al abrir canales estamos en un estado de conciencia alterada y éste, debe de estar protegido con vibraciones positivas y conscientes.  

   No hay duda, que meditar con frecuencia nos transforma física, espiritual y emocionalmente.    Nuestra capacidad mental es sumamente poderosa y desarrollarla positivamente,  mediante la meditación, nos mantendrá en un estado creativo, verdadero y de amor.    

   Todos podemos meditar pero requiere práctica. Con el tiempo iremos acostumbrándonos y mejorando hasta encontrar la forma que mejor se ajuste a cada uno. La Meditaciones guiadas son una gran herramienta. Aquí encontrarán una sección en el menú donde comparto con ustedes algunas de mis favoritas de canales de YouTube.

   Para concluir, puedo decir que en la meditación, todo lo que hay, se traduce a un profundo y puro sentimiento de Amor.  Alguna vez leí esta frase que me encanta y define de la mejor manera, a mi buen entender,  lo que es la meditación:

“Cuando oramos, Dios nos escucha. Cuando meditamos, nosotros escuchamos a Dios”

Namaste.

Liked this post? Follow this blog to get more.